¿Cómo orar y conectar con Dios?

Cada día, el mundo se va dando cuenta de que tienen al creador más hermoso y maravilloso, ese que siempre está atento a nuestro llamado, el que nos sostiene en las necesidades y que nos da paz con solo hablarle. No hay nada que un creyente anhele más orar y conectar con Dios. Antes, las personas no tenían esta oportunidad que tenemos nosotros de hablar cara a cara con nuestro Padre, se debían hacer muchos procedimientos. Ahora que tenemos todo en nuestras manos, muchas veces nos frenamos y nublamos nuestra mente en el momento de hacerlo.

Seguramente, si eres un nuevo creyente, se te ha complicado orar, pero ten en cuenta que es sólo hablar con Dios, y que todos podemos hacerlo. Aquí te mostraré diferentes consejos y la verdadera manera de perder esa pena o inseguridad que puedas tener a la hora de comenzar tu oración, pues sé que ya quieres comenzar a tener una relación más íntima con el creador del universo. Ten en cuenta que no está mal que investigues sobre esto, ya que a muchos les pasa en un principio, y es que todo lo nuevo nos asusta y nos parece complicado, pero realmente, cuando comiences a hacerlo, verás que es más fácil de lo que crees.

¿Qué es orar?

Tú dirás “claramente sé que es orar”, pero no; para comenzar a aprender a orar, debes tener muy en claro qué significa, pues de allí nace todo lo demás, y es que puede que después no te haga falta más nada.

¿No has escuchado que el conocimiento es la base de todo?, es así. Saber lo que haces te hará perder la inseguridad y accionarlo de la mejor manera posible, por eso tendré que decirte que aún no conoces correctamente el término orar.

Para muchos esto significa repetir diversas frases o palabras con respecto a halagar a Dios, pedir perdón, dar gracias, entre otras cosas; pero la biblia no dice esto, y sabemos que la biblia es aquel libro que nos hace conocer la verdad que Dios quiere darnos en nuestras vidas. En Mateos 6: 7 dice “Al orar, no digas las mismas palabras repetidas veces”. Entonces, ya sabemos que esto no es orar, a esto se le denomina rezar, y viene a ser una acción practicada por otras religiones.

Para los cristianos, orar significa hablar con Dios, ¿y qué es hablar? No se trata de crear al caletre un diálogo, ni tampoco pensar preocupados por miedo a qué decir. Comunicarnos con alguien es solo el hecho de expresarse y darle a conocer a la otra persona lo que está en tu mente. De esta misma forma es con Dios, como hablar con alguien, como hablar con un padre o una madre, quien está muy interesado de conocer lo que pasa en nuestras vidas.

Herramientas para orar y conectar con Dios

Cabe resaltar, antes de mencionarte las herramientas, que cada vez que ores no tienes que cumplir estos pasos, ya que es solo una guía, apta para enseñarte a hablar con Dios y dejar que tu relación con Él fluya.

orar y conectar con Dios

Encuentra tu sitio de oración

No necesitas ir a un templo y arrodillarte frente a todos, de eso no se trata la oración. Puedes comenzar desde tu hogar, en algún lugar donde realmente tengas más concentración, pues sé que si hay personas alrededor, concentrarte será una osadía.

Elige un espacio en casa donde sepas que estarás cómodo y que nadie te interrumpirá en medio de la oración. Además, si puedes hablar en voz alta en dicho lugar, mejor.

Comienza con adoración

Puedes comenzar hablándole a Dios sobre lo maravilloso que es. Sólo debes pensar en todo lo que ha hecho por ti, por el mundo, lo que ha creado, lo que va a crear, y las promesas que nos da. Todo eso puedes decírselo. Recuerda que no estás en una exposición, no entres en pánico, sólo imagina que Él se encuentra frente de ti, escuchándote.

Aquí te dejo un ejemplo: Dios, Padre, enserio te amo, gracias por crearme y por dejarme ver tus maravillas cada día. Señor, veo el sol de cada mañana y me pongo muy contenta, porque es realmente brillante y me recuerda lo viva que estoy, y que me das más oportunidades de ser mejor y disfrutar de cada momento.

Deja fluir

Puedes continuar guiándote del conocido “Padre Nuestro”, ya que en la biblia Jesús nos dejó un ejemplo de oración. Pídele a Dios que más personas lleguen a él, háblale de tus necesidades y de tus problemas, dile lo que necesitas, pídele perdón por tus pecados (especifícalos), háblale de las cosas que te hacen caer, lo que más te cuesta cambiar, ruégale porque el mal no te toque y que te libere de todas las asechanzas del enemigo.

Habla en voz alta

Ya sabes el contexto de la oración, pero aquí te traigo otra herramienta muy útil, habla en voz alta. Cuando hablamos en voz baja solemos desconcentrarnos y empezar a pensar en otras cosas; si esto te pasa no te preocupes, es normal, solo debes actuar para que cambie, y este es un buen consejo.

Canta y danza alabanzas

Antes de empezar a orar puedes cantar o danzar, eso te hará soltarte y demandarle a tu cuerpo que sea libre, porque Dios nos hizo libres. Elige tu canción favorita e inspírate. Cierra los ojos y no te desconcentres.

Para concluir, tienes que aprender una cosa importante, orar no es una obligación, sino un anhelo. Dios no quiere que ores por exigencia, sino porque te place hacerlo. Esto no quiere decir que no sea su voluntad que lo hagas, en cambio, Él ama que hablemos con él, pero cuando la oración se hace por obligación, se torna muy complicada y jamás podrás llegar a conectar con Dios así.

Otro punto importante es que puedes orar siempre que quieras. Puedes poner horarios, como en la mañana y en la noche, pero si en un momento de tu día tienes la necesidad de orar, hazlo, recuerda que Dios siempre está allí, con el oído atento a nuestra voz, pues la oración es el escudo más fuerte del cristiano, así que no lo desperdicies.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *