¿Cómo recibo el regalo del sacrificio de Jesús?

El sacrificio Jesús llegó al mundo como un mensaje muy poderoso y contundente de su padre y el creador de todo lo existente, Dios. Este evento que marcó la historia de la humanidad para siempre, fue predicho mucho antes en relatos divinos, como el sacrificio de Abraham y el sacrificio de la Pascua, donde se resalta la importancia del sacrificio y su poder.

A pesar de esto, es inevitable no preguntarse el porqué de la gran relevancia del sacrificio del hijo de Dios y único mesías, Jesús.

¿Por qué la paga del pecado es muerte?

“Porque la paga del pecado es la muerte”, una frase clave para entender el legado del sacrificio de Jesús que aparece en la biblia, en Romanos 6:23 para ser más específicos.

Para comenzar, hay que tener presente que la muerte puede conceptualizarse como separación, esto refiriéndose a que el alma se desprende o separa del cuerpo cuando ocurre la muerte física.

Esta idea se une a la separación de nuestros espíritus con Dios al ser él un ser libre de pecado y nosotros unos seres que conllevamos un pecado desde el inicio de nuestra historia, en la creación original. A partir de ello, se puede decir que estamos “muertos” a nivel del espíritu.

Esa sensación de muerte espiritual o separación con Dios, es lo que principalmente origina las actitudes comunes de la religión, acudir a la iglesia con regularidad, hacer buenas acciones, ser bondadoso y tratar de la mejor forma al prójimo. Estas actitudes buscan alcanzar el mérito religioso suficiente para ser digo de Dios Todopoderoso.

Los méritos religiosos no son suficientes

Sí bien es cierto que las acciones altruistas y fielmente religiosas no son algo malo, de igual forma no es para nada suficiente para pagar por la deuda de nuestro pecado original.

Solo la muerte es un pago digno para la magnitud de ese pecado que llevamos todos desde nacer. Las acciones extras que hacemos, como las que mencioné anteriormente, sirven como una especie de acercamiento a Dios y al reino de los cielos, además de ser sumamente beneficiosos para quienes adoptan las actitudes de la religión como estilo de vida, y para quienes son impactados directamente por ellas.

sacrificio de Jesús

La muerte es una inversión

El fragmento de la biblia anterior continua así: “Porque la paga del pecado es muerte, más el regalo de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”. Esto revela el sentido que toma la muerte en su relación con la paga del pecado, lo cual lleva a concluir que la muerte de Jesucristo es una especie de inversión en la que obtendrás la vida eterna en el reino de Dios si es que así lo mereces. Todo este sacrificio es suficiente para reducir la brecha espiritual entre nuestras almas y el señor Todopoderoso.

Este hecho se comprueba con la resucitación de Jesús luego de tres días de su muerte en aquella cruz, donde sangró hasta morir por nuestra salvación, reapareciendo para continuar su misión de esparcir la palabra y voluntad de su padre.

Jesús es el puente

Este maravilloso ser humano, Jesús, quien llevó una vida libre de pecados y dedicada a llevar el amor de Dios a todo lugar que iba, es capaz de conectar con lo humano y a la vez con Dios, lo cual lo convierte en una especie de puente que entrelaza al hombre y a Dios de una manera muy especial y poderosa.

Recuerda que es un regalo

El sacrificio de Jesús es un regalo para la humanidad; un regalo porque no tuviste que trabajar para obtenerlo, simplemente llegó a ti. Este concepto es una buena forma de ver la situación cuando se piensa en cómo recibir el sacrificio de Jesús, solo queda agradecer y entender lo importante que es.

Su importancia radica principalmente en que su muerte es el pago máximo para cancelar el pecado que nos acompaña; gracias a su sacrificio, la humanidad se puede conectar con Dios y su reino si así lo desea. Por ello, el señor Jesucristo es el salvador, el rey de reyes, el verdadero mesías.

Entonces ¿cómo recibo el regalo del sacrificio de Jesús?

Es importante que tengas claro cuál es el regalo, no es la muerte de Jesús, es la vida eterna, y para recibirlo solo tienes que aceptarlo, no queda mucho por hacer, piensa en ello y agradece a Dios y a su hijo por su sacrificio.

Es importante que no olvides hablar con ellos por medio de la oración y el rezo. Siempre ten presente el poder del evangelio y lo crucial de su difusión.

Los méritos religiosos basados en la moral y los buenos valores, son clave para obtener el regalo de la vida para siempre de la mejor forma. Seguir los pasos del Señor por el camino de la bondad, el amor y el respeto, es lo menos que puede hacer para agradecer por tan enorme sacrificio que no solo te salvó a ti y a mí, sino a todo el mundo de nunca poder volver a conectar con Dios.

Es tu elección recibir este regalo o no, pero si decides hacerlo, ya conoces la simple tarea que debes llevar a cabo, y la recompensa que tendrás es el punto máximo para nuestro espíritu.

La humanidad necesita de más personas que sigan la palabra de Cristo, para que juntos sigamos un camino mucho más armonioso y con rumbo a la vida eterna, haciendo que el sacrificio de tan inigualable hombre no haya sido en vano, y el fruto de su entrega no se pierda con el tiempo.

Invoca a Jesús

Por último, te puedo decir que cuando sientas que no sabes qué camino tomar con respecto al regalo que se te ha dado, no dudes en acudir al salvador Jesucristo; con ayuda del evangelio, Él te escuchará y te ayudará a tomar la senda hacia la vida eterna. Para hablar con Jesús, solo necesitas sentirlo en el corazón y entregar tu espíritu a ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *