El amor como base para la vida del cristiano

Por medio de los años hemos conocido que Dios es un ser perfecto, que desea y otorga lo mejor para la humanidad. Desde el principio, cuando creó los cielos y la tierra, hizo al hombre y a la mujer, al crear a los animales, enviar a su único hijo a morir por nosotros, y hoy en día comunicarse íntimamente con cada uno teniendo una relación apta de valorar, ha demostrado lo que es verdaderamente Dios, amor. Así, entendemos que el amor como base para la vida del cristiano es un tema muy importante.

En Juan 4: 8 expresa que “el que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”, un versículo muy conocido por su simplicidad y total potencia. Cada detalle de la biblia trae consigo un fondo profundo, y este es uno de los más hondos. ¿Quieres saber por qué la base del cristianismo es el amor?, entonces sigue leyendo, pues aquí verás todo aquello necesario para entender que si en nuestro corazón y en nuestras acciones no existe el amor, realmente no somos cristianos.

¿Qué es el amor?

Pensarás que ya esto lo conoces, pero realmente no es así, ya que, según las estadísticas, la mayoría de las personas expresan que el amor es un sentimiento, es un valor; sin embargo, para Dios esto va mucho más allá. Cuando amamos a alguien no se lo demostramos diciéndolo, pues estas son solo palabras.

Te daré un ejemplo, puedes decirle a tu pareja que la amas, pero si cuando te molestas le gritas y la tratas de una manera inadecuada, ¿es eso amor?, no. El amor es una acción, algo que se debe demostrar con más que palabras, con tu manera de actuar.

Para muchos, amar es complicado, y es que no puedo exigirte que logres amar fácilmente, pues esto se trata de esfuerzo y tiempo, y en otros casos ya es algo que viene de manera nata.

Esto es el amor, una expresión de afecto hacia tu entorno, hacia ti mismo, y hacia Dios.

Dios es amor

La base del cristiano es Dios, ¿no? Y si Dios es amor, nuestra base también es el amor. Por muchos siglos nuestro Padre nos ha demostrado que nos ama, nos regaló una creación hermosa, que vemos día a día y casi no detallamos por preocuparnos de las cosas mundanas. Nos regaló la oportunidad de vivir experiencias, solos y acompañados; todo lo que Dios ofrece gira entorno a su gran y compasivo amor, que no tiene distinción de personas.

Su gracia es un gesto de amor, pues entregó a su único hijo a padecer un tiempo en la tierra, a ser humillado y violentado hasta su muerte, ¿para qué?, para el perdón de nuestros pecados. Y aun así, nosotros siendo pecadores, Él vino y nos enseñó la verdad, nos guio y dejó con nosotros al espíritu santo.

El amor como base para la vida del cristiano

Amar es el mandamiento base

Cuando hablo de este punto, no estoy diciendo que se exceptúan todas las enseñanzas que dejó para nosotros el señor Jesucristo; pues vamos a profundo, cada detalle que Él plasmó para nuestra obediencia incluye al amor.

Si amamos a Dios, no adoraremos a otros dioses, pues Él es un Dios celoso. Si amamos a Dios, cumpliremos sus palabras y cosecharemos los frutos del espíritu santo. Si amo a mi prójimo no le robaré, mentiré, engañaré, insultaré, ni nada que pueda afectarlo; de esto se trata del amor.

En 1 Corintios 13: 4-8 dice que “el amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envaneces; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará”.

Amar no es sentir, es actuar conforme a lo que Dios demanda. Si no cumples estas cosas, estás fallándole a Dios y no hay amor en ti.

Amar a Dios es obedecer

¿Qué mejor motivación para la obediencia que amarle? Dios nos pide que seamos libres de elegir. Cuando una persona actúa por obligación con Dios, entonces Dios no le conoce. De hecho, en la biblia menciona que muchos le dirán “señor, señor”, pero si él no te conoció, entonces todo será en vano.

Procura hallar gracia delante de los ojos de Dios, muéstrale que en ti hay interés de obedecerle y adorarle. Cuando realmente lo amas, lo más que quieres es hacerlo sentir orgullo, ponerlo feliz de tus acciones. De eso se trata el amor como base del cristianismo. Recuerda que sin amor no hay nada, no existe un Dios si no existe amor. Cada paso que des debe ir inclinado a esta acción, a este ser que tanto anhelas conocer a cabalidad.

Aumenta tu amor

El mejor consejo que puedo obsequiarte para sentir amor por Dios, es la oración y la lectura. Cuando hablas con Dios vas aumentando tu manera de verlo y sentirlo. Y cuando lees la biblia lo conoces más, y entenderás por qué hace las cosas.

Ten presente en cada instante de tu vida las maravillas que Dios ha hecho por ti, por tus seres queridos y por el mundo entero. Por más difícil que pueda encontrarse la vida, Dios nunca nos abandona, Él nos protege de las asechanzas del enemigo y nos enseña a ser fuertes junto a su gracia.

Oración clamando por amor

Dios Padre que estás en los cielos, gracias por amarme tanto. No hay otro ser en este mundo que sea capaz de morir por mí. Señor, sé que te he fallado muchas veces, pero vengo ante ti pidiéndote fuerzas. Dame más amor por ti, para que cumplir tu palabra sea un anhelo y no una obligación.

Señor, quiero amar a mis enemigos, perdonar sus ofensas como también perdonas las mías. Cuídame de todo mal, porque el diablo siempre está ahí intentando hacerme caer, así que quiero que tu amor sea lo único que me sostenga y me mantenga cada día de mi vida. Amé, en el nombre de tu hijo amado Jesús, envía a tu espíritu Santo como nuestro apoyo incondicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *