LA ORACIÓN QUE ROMPE CADENAS

 


La oración que rompe cadenas

Hechos 16.25-26

“A medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.”

A muchos creyentes al igual que pablo y Silas los alcanzan situaciones bastante difíciles a pesar de estar haciendo lo que Dios le has ordenado. Al leer esta historia para muchos puede resultar contradictorio que estos dos hombres cuya vida habían dedicado a servir en la obra de Dios y la proclamación del evangelio, ahora estuvieran presos a causa de ello.

Sin embargo, Cristo no oculto a sus discípulos que serian perseguidos por causa de Él; Mateo 5.11“Bienaventurados seréis cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí.”

Este tipo de acontecimientos siguen ocurriendo hoy en día, pues la palabra de Dios es cíclica, por ello muchos haciendo la obra de Dios reciben oposición, son perseguidos y hasta pueden comenzar a padecer de cualquier mal.

¿Pero es esta una señal para detener nuestro pie y retroceder en el camino que Dios nos ha mostrado? De ningún modo. Al contrario, cada situación adversa en nuestras vidas puede ser el escenario perfecto para la manifestación del poder infinito de Diosy ver su salvación. 

Orar y alabar como pablo y Silas

La escritura describe como Pablo y Silas fueron aprendidos, pero no solo eso, dice también que la gente que se agolpó en su contra rasgo sus ropas y los azotaron con varas, es decir, los golpearon. Todo por proclamar las buenas nuevas de salvación, liberar a los cautivos y dar a conocer la palabra del Dios altísimo.

Por si fuera poco los metieron en el calabozo con los pies atados, pero lo más admirable de todo este horror que ellos vivían es que nada les impidió orar y exaltar a Dios.

Quizás muchas personas hoy en día solo alaban a Dios en situaciones de extrema alegría, de agradecimiento como señal de júbilo y gozo, pero esta enseñanza nos muestra otra perspectiva de lo que es la alabanza y el inmenso poder que tiene inmerso este acto para glorificar a Dios.

A pesar de la humillación, los golpes y el encierro en un lugar donde seguramente ni siquiera entraba la luz del sol, porque dice la biblia que era el calabozo de “más adentro”, estos hombres sabían que el mismo Dios que los había llamado a servir en su obra, era el que los podía librar de cualquier cadena y mano opresora.

Los milagros de Dios por medio de la oración y adoración

Hechos 16.25

“Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.”

La oración es la herramienta que estableció el creador para que su creación se comunicara con él, es un medio directo que no requiere ningún tipo de intermediarios a través de la cual el Padre recibe las peticiones de sus hijos y obra en milagrosen sus vidas.

Pero la Adoración es un acto magnífico sobre el cual se alaba la grandeza de Dios, se reconoce su poder, su señorío, su majestad; no dejando lugar a dudas de que Él es el único e inigualable Todopoderoso Dios.

Sobre la adoración hay dos importantes pasajes que hacen referencia a ello:

Salmos 148.2-5

“Alaben al SEÑOR desde los cielos, alábenlo en las alturas. Alábenlo todos sus ángeles alábenlo todos sus ejércitos. Alábenlo el sol y la luna, alábenlo todas las estrellas que brillan. Alábenlo los altísimos cielos y las aguas que están sobre los cielos. Alaben el nombre del SEÑOR.”

Isaías 6.3

“Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.”

En estos extractos de la escritura queda claro que adorar a Dios es un mandamiento bíblico, y que además los Ángeles constantemente están alabando al Rey de Reyes sentado en su trono.

Cuando una persona abre su boca para adorar a Dios, se está uniendo a lo que constantemente está ocurriendo en el cielo.

Es hermosa la palabra cuando vemos que a pesar de todo lo mal que la estaban pasando estos dos hombres Pablo y Silas, no se detuvieron a quejarse, al contrario oraban y alababan a Dios.

Es justo en este punto donde se encuentra un importante código espiritual acerca de la oración que ningún cristiano o seguidor del Mesías Jesucristo debe ignorar. La oración y adoración es capaz de romper cadenas, liberar cautivos, y quitar la venda de los ojos de los que no han podido ver a Dios.

En este texto de estudio en Hechos 16.25, vemos como este acto de Glorificar a Dios no solo estaba a punto de impactar la vida de sus protagonistas, además estaba llegando a oídos de otros presos que quizás llevaban años cautivos, sin tener una vida normal, sin poder estar con sus familias y mucho menos estar cerca de Dios.

Continúa la palabra diciendo que en medio de los himnos y la oración, sacudió la cárcel un gran terremoto y TODAS las celdas fueron abiertas, una vez más es palpable el propósito de bendición de Dios en todo lo que permite en la vida de un creyente sea bueno o malo de acuerdo a la perspectiva humana.

Dios no solo ejerció el poder para liberar a sus hijos y dejar en vergüenza a sus opresores demostrando su absoluto respaldo, además se glorificó en la liberación de otros tantos que yacían abandonados en este lugar oscuro y frío y que ahora se unirían a los muchos que habían recibido el favor y la salvación de Dios proclamando sus maravillas.

Entonces ningún creyente puede considerar la cárcel como el fin de su historia, una derrota o algo imposible de superar.

Llámese cárcel la enfermedad, el divorcio, la pérdida de un ser amado o cualquier otro tipo de problema, es solo el momento que ha preparado Dios para que sus hijos puedan ver milagros sorprendentes.

Pero es necesario tener la actitud correcta, tal como Pablo y Silas, no detenerse a lamentarse y mucho menos a renegar del Salvador en el cual han creído, sino por el contrario orar y alabar su nombre para ver cadenas romperse y a muchos a su alrededor recibir la liberación espiritual que quizás han esperado por años.

Si deseas elevar ahora mismo una oración al cielo en donde puedas también adorar a Cristo y su maravilloso sacrificio en la cruz del calvario, sigue con nosotros a continuación esta oración.

Oración poderosa para romper cadenas:

Amado Padre celestial, hoy reconozco la grandeza, nobleza y hermosa majestad que te rodean. Hoy decido unirme a la voz angelical de los ángeles y alabar tu hermoso nombre en el cual está la salvación de todos los hombres. Eres único, bueno y no hay otro como tú.

Aún en medio de prisiones te exalto, porque sé que nada escapa de tus preciosas manos y todo lo que permites en mi vida y la de mi familia es para bien, si te ha placido utilizarme como tu instrumento, sé que nunca me dejaras en vergüenza, porque con la misma mano que me levantaste ayer, me sostienes hoy y me muestras tu favor.

Permite que esta situación difícil en la cual me gozo porque veré tu amor en mi vida una vez más, pueda ser también un canal para bendecir a otros y que al final de este proceso doloroso podamos celebrar en gozo por todas las cosas grandes que tú has hecho.

Solo a ti te alabo, exalto y bendigo, sea tuya la gloria hoy y para siempre. Amén.

Por Fco.Javier Tomás Garcia para www.frasesdelabiblia.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *