La Precisión y el poder de Pentecostés

La Precisión y el poder de Pentecostés es un tema importante para los cristianos. Cada domingo se celebra el día de Pentecostés; en este día se conmemora un evento importante que no solo lo es por lo que ocurrió, sino también por el momento en que sucedió, el porqué y lo que revela sobre lo que Dios tiene para darle a la humanidad.

¿Qué ocurrió en Pentecostés?

Puede que hayas oído o no hablar de “Pentecostés”, si no es así, lo que te puede decir es que este día ocurrió algo maravilloso para el hombre y la espiritualidad. Este día un tercio de la Santísima Trinidad, el Espíritu Santo, se presento en la tierra para morar en los creyentes de Jesús, sus acciones y palabras.

A partir de ese día, nacieron las iglesias y fueron registrados cada uno de los eventos, los cuales puedes revisar si acudes a la biblia.

Específicamente, el Espíritu de Dios llegó sobre 120 de los primeros adeptos de Jesús, los cuales comenzaron a hablar en varios idiomas provenientes de todo el mundo. Esto inevitablemente creó una conmoción en Jerusalén, tal que miles de habitantes salieron a ver qué era lo que ocurría.

La aparición de Pedro

Durante esta conmoción y la aglomeración de personas curiosas por lo particular de la situación, apareció Pedro para promover la palabra de Dios, dando el primer mensaje del evangelio ante una multitud. Este hecho sumó a la causa cristiana unas 3mil personas.

A partir de ese sumamente importante domingo de Pentecostés, comenzó el marcado crecimiento de seguidores del evangelio hasta el día de hoy.

¿Cuándo ocurrió el día del Pentecostés?

Para ser más exactos, este día tan relevante para los seguidores del evangelio, ocurrió a los 50 días después de la resurrección de Jesucristo. Esos 50 días fueron cruciales, pues durante ese tiempo los seguidores del Señor Jesús comprendieron y aceptaron la idea de que Jesús había resucitado.

Fue el día de Pentecostés en el que estos seguidores decidieron hacerse públicos, cambiando la historia del mundo para siempre. No importa que seas un seguidor del evangelio o no, es inevitable que tu vida no haya sido afectada por este tan especial domingo.

Pentecostés

Esa no es toda la historia, hay más

Pero esta historia del Pentecostés es tan cierta como incompleta. Muchos seguidores actuales esperan la repetición de un domingo como aquel, sobre todo que se repita la llegada del Espíritu Santo a la tierra y se haga presente entre las personas.

La creencia popular es que para que esto ocurra, se deben unir las fuerzas de los creyentes en oraciones, suplicando la vuelta del Espíritu, y dedicarse a esperar que se den los resultados esperados.

Pero esta idea no logra hacer justicia a la precisión del Pentecostés, y esto es ocasionado gracias a que solo se toma en cuenta ese día 50 luego de la resurrección de Cristo, pero se ignora completamente que aquel domingo no fue el primer y único Pentecostés.

Pentecostés de la Ley de Moisés

En el Antiguo Testamento, Pentecostés aparece por primera vez como un término que hace referencia a un festival judío que se realizaba cada año. Esto nace luego de que Moisés describiera varias festividades anuales, entre los cuales esta La Pascua, el cual era el primer festival judío del año.

Durante este festival, justo en el sacrificio de corderos, se crucificó a Jesucristo, lo que se interpreta como una señal clara de su conexión con Dios. Luego, como segundo festival, está la fiesta de los Primero Frutos, el cual se celebra el siguiente día, cuando Jesús resucita.

50 días después del día de los Primeros Frutos, los judíos por fin celebran Pentecostés, también llamado la Fiesta de las Semanas. Para cuando ocurre el famoso Pentecostés de Hechos 2, al descender el espíritu santo, los creyentes del Tora habían celebrado su Festival Pentecostés por 1500 años. Esta combinación de eventos, logró hacer que más personas se encontraran en Jerusalén y escucharan el discurso que tenía Pedro preparado para los nuevos seguidores. En la actualidad, los judíos aún celebran Pentecostés, pero su nombre ahora es Shavuot.

Como puedes ver, el termino Pentecostés para los cristianos tiene su origen en no más que una coincidencia de eventos entre un festival judío y la llegada del Espíritu Santo, junto al origen de las iglesias y el crecimiento de los seguidores de Jesucristo.

Pentecostés como una nueva potencia

Lucas, en su libro, antes de escribir sobre el Pentecostés cristiano en Hechos 2, menciona una profecía del Viejo Testamento sobre el Espíritu de Dios derramando su presencia sobre los pueblos del mundo. Que este evento se concretara próximamente, es la razón por la que se espera su regreso.

Pero, ¿por qué es tan bueno el Pentecostés? Para los seguidores del evangelio, este hito de la historia cristiana representa la unión de Dios con la gente en una forma aun más cercana que la oración, este acercamiento simboliza una muestra de la vida eterna y cómo podrían todos vivir sus vidas de una forma diferente en la que se dediquen a seguir las enseñanzas del salvador Jesucristo.

Un anticipo de la transformación

Otra forma de ver esta situación, es que se muestra como una garantía de que en algún momento cada uno de nosotros se convertirá en los hijos de Dios, esto si hemos hecho lo necesario según las sagradas escrituras. La presencia del Espíritu Santo no es más que un anticipo de lo que se espera en el reino de los cielos y la vida eterna.

En síntesis, es una forma de recompensar la fe de las personas, la entrega de los fieles seguidores, y una muestra de lo que podrían obtener quienes aún no han decidido seguir la senda del Señor por dudas o inseguridades propias.

Para aquellos que tienen esas dudas, lo que el evangelio ofrece es más que la riqueza material, se trata de un tipo de riqueza mucho más pura, la del alma, la de la elevación espiritual y el reencuentro con el creador y su reino, que no brinda más que vida eterna y paz infinita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *