LÁZARO DE BETANIA RESUCITADO POR JESÚS DE NAZARETH – ENSEÑANZA

 


Principios de Fe detrás de la resurrección de Lázaro

Uno de los principios más importantes en la vida de un creyente es la Fe, sobre la cual dice la escritura que es capaz de mover montañas.

La Fe es alimento para el alma y lo que sostiene muchas veces a las personas en medio de tiempos difíciles.

Tal es el caso de los acontecimientos que narra la biblia en el libro de Juan acerca de la muerte y resurrección de Lázaro, en donde la expectativa, el temor, y la Fe estuvieron en medio de las hermanas de Lázaro y todos los que presenciaron unos de los actos más grandes de la manifestación del poder del hijo de Dios acá en la tierra.

Detrás de esta emblemática historia en donde la Fe tuvo muchos altibajos por parte de sus protagonistas, se esconden un sin número de códigos esenciales para que el creyente pueda afianzar su Fe y principios cristianos. A continuación desarrollaremos cada uno de ellos.


Las promesas de Dios son verdad

Juan 11.4

“Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.”

Una vez que las hermanas de Lázaro le hicieron saber a su gran amigo Jesús sobre la enfermedad de su hermano, el mensaje que emitió el Maestro fue claro, “Lázaro no moriría”.

Sin embargo a pesar de estas palabras lo que veía su familia era que el estado de salud de Lázaro empeoraba, quizás muchos pensaron que Jesús se había equivocado y que perder a su ser querido era inevitable.

Así muchas veces las circunstancias que rodean al creyente parecen ir en contra de las promesas de Dios, y ante ello dudan y se puede ver afectada su Fe.

Pero lo que pasa a continuación en la historia es la afirmación absoluta de que toda palabra que sale de la boca del creador de los cielos y la tierra es inconmovible y su único destino es cumplirse acá en la tierra.

Lo que Dios ha dicho lo hará en su tiempo

Juan 11.17

“Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro.”

A pesar de la promesa de Cristo, la realidad es que Lázaro ya había muerto, de hecho llevaba 4 días en el sepulcro, lo que suponía incluso que su cuerpo estaba en descomposición. En este punto parecía imposible que algo pudiera ocurrir para cambiar el panorama de luto.

Justamente el Señor había permitido que así ocurrieran las cosas para que el nombre de Dios fuera glorificado así como lo había dicho en un principio, pues una vez que manifestará su poder por encima de la muerte, no quedaría duda de que Él era el hijo de Dios y a causa de lo que se pensó que era para muerte, mucho creerían en Dios para ser salvos.

Es por eso que la paciencia es uno de los atributos que debe tener el creyente cuando ejercite la Fe. Es saber aguardar con paciencia ese momento en el que su Salvador dará cumplimiento a lo que ha dicho sin desesperarse ni perder el horizonte de lo que han creído.

Dios convierte la maldición en una bendición mayor

Juan 11.25

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.”

Es importante que cada creyente aprenda a ver las cosas desde un punto de vista Espiritual, más allá de los acontecimientos que lo rodean.

A propósito de eso Jesús el hijo de Dios se refería a la muerte no como un hecho para sentirse derrotado, o como el final de la vida, al contrario Él afirma que todo el que cierre sus ojos creyendo en Él, no será puesto en vergüenza y recibirá la Salvación.

Por eso detrás de todo momento o circunstancia difícil, Dios está preparando una bendición mayor y sobrenatural que dejara en vergüenza a los que quisieron ver derrotado a un hijo del Dios altísimo.

Una oración sincera no es ignorada por Dios

Juan 11.35

“Jesús lloró.”

No es casualidad que lo que antecediera uno de los actos más grandes de la manifestación del poder de Dios fuera el “Llanto”, he aquí una valiosa clave para poner en práctica a la hora de anhelar el movimiento de Dios en nuestras vidas.

Jesús había asegurado que todo obraría para la Gloria de Dios, él estaba seguro de que el padre no lo dejaría en vergüenza y por eso se dispuso a clamar y orar, Pues Él es uno con el Padre.

Cualquier persona que eleve su petición al cielo y no dude en su corazón que Dios puede cambiarlo todo, sin duda no será ignorado. Que el mismo hijo de Dios lo haya hecho, es un ejemplo clave que todo Cristiano no debe pasar por alto.

Es aquí donde se cumple la palabra del libro de Isaías 61 en donde se declaran las buenas nuevas de salvación sobre el pueblo de Dios.

La obediencia a Dios marca la diferencia

Juan 11.39

“Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días.”

Muchas veces Dios nos pide que hagamos cosas que no entendemos, y pasamos por alto que lo importante no es entender, sino obedecer.

Parecía absurdo el pedido que le hacía Jesús a Marta cuando le dijo que quitara la piedra. Dentro solo encontrarían un cuerpo en descomposición, lo que representaba una escena desagradable bajo la suposición de cualquier persona.

Pero todas estas cosas las permite el creador para probar la Fe, pues este principio va más allá de la lógica, de lo normal y trasciende a lo sobrenatural.

Si creemos en Dios debemos mantener la expectativa viva de que pueden ocurrir cosas sobrenaturales y que él obra a través de caminos misteriosos.

Dios obra a través de milagros

Juan 11.44

“Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.”

¿Hay algo imposible para Dios?, las maravillas que puede hacer Dios en la vida de un creyente responden una y otra vez esta interrogante no dejando lugar a dudas  de que para Él nada es imposible.

Tal como Cristo lo había dicho en el versículo, Lázaro viviría y no moriría. En su tiempo hizo suceder todas las cosas y convirtió en alegría lo que antes era llanto y luto en la vida de sus hermanas y amigos.

Más allá de lo natural, de la muerte y de cualquier hecho fatal, quedo en evidencia el inmutable poder del Dios altísimo, quien está dispuesto a seguir manifestándose en medio de la vida del creyente a través de milagros del cielo.

No hay promesa que Dios deje sin cumplir, lo importante es entender que hará las cosas en su tiempo y de acuerdo a su bendita voluntad.

El papel de todo aquel que ha creído es no dudar en ningún momento y no desperdiciar ninguna oportunidad para ver el mover de Dios en sus vidas, siempre estando atentos a escuchar su voz y obedecer por encima de todo su palabra.

Tal como lo dice la escritura, muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas las librara Dios.

(Puede ver la historia de Lázaro de Betania en este link de youtube: https://www.youtube.com/watch?v=uEaIsrVsvSM)

Por Fco.Javier Tomás Garcia para frasesdelabiblia.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *