Los regalos Espirituales

Sin Cristo no somos nada, Él es nuestro Protector en medio de la adversidad, si no tenemos a Dios en nuestras vidas entonces andamos como barco a la deriva.


dones espirituales y su significado


La vida con Cristo es mejor

En el libro de Gálatas expresa lo siguiente:

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí” (Gálatas 2:20)

Estas palabras fueron de Pablo cuando se enfrentaba a las adversidades y colocaba a Jesucristo en primer lugar; aún estando en pruebas, él experimentaba el gozo y el Espíritu de Dios le fortalecía, renovando sus fuerzas para hacerle frente a las crisis y dificultades.

Nosotros tenemos estás bendiciones si colocamos como prioridad nuestra relación con Dios.

¿Cuáles son los regalos espirituales?

Cuando colocamos a Dios en primer lugar en nuestras vidas entre ellas tenemos:

·      Un Espíritu en reposo; cuando leemos en Salmos 23.2 que manifiesta “junto a aguas de reposo nos pastoreará” En Él encontramos descanso para nuestra alma, el Espíritu Santo nos ayuda a mantenernos al margen de las distracciones, y obtenemos la seguridad del amor y la sostenibilidad de Nuestro Creador.

·       Una fe fortalecida; cuando estudiamos la biblia nos amplia la visión de Dios y nos da dirección y discernimiento, cuando leemos como Diosha ayudado a tanta gente, nos fortalece la confianza en que Él no nos abandonará, y así enfrentamos con tranquilidad las exigencias de la cotidianidad. La fe crecerá mientras estamos obedeciendo su dirección y préstamos atención a la manera como actúa a nuestro favor.

·       Purificación del corazón; la biblia, similar a un espejo nos va reflejando lo que en realidad somos y nos va revelando lo que necesitemos cambiar. Podemos encontrar en ella numerosos textos bíblicos. Por ejemplo, en 1 Juan 1:9 expresa que; “Si confesamos nuestro pecado, Dios promete limpiarnos de toda maldad”

·       Una mente preparada; nadie sabe lo que sucederá en un futuro, pero Diossí, Él nos quiere preparar tanto para los tiempos difíciles como para los felices. El Espíritu Santo nos ayudará a enfrentar los que nos depare la vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *