¿Qué es el perdón y cómo debo practicarlo?

La vida del cristiano no siempre se trata de ir a la iglesia, leer la biblia, orar y cantar alabanzas, pues si fuese así que fácil sería. Los creyentes deben vivir una vida mucho más allá de esto, más profunda, teniendo un contacto con el mundo y de la mano de Dios. De esta manera, por más fácil que parezca, los caminos que deben transitar los creyentes son angostos y la puerta a la vida eterna no será cruzada por todo el mundo, solo por quienes decidan esforzarse y tomar la espada y el escudo de Dios.

Una de las cosas más complicadas que existen se llama perdón, y es que esta acción no sólo ha sido controversial en la vida del cristiano, sino en todas las personas a lo largo de la historia. Por esa razón, en éste artículo te daré las mejores herramientas para que conozcas el verdadero significado de esta palabra, y que por más que cueste, logres superar el orgullo y el dolor para soltar todo aquello que se lleva dentro.

¿Qué es el perdón para el cristiano?

El perdón siempre ha sido una acción de disculpas al comportamiento ofensivo de una persona hacia nosotros o viceversa. Sin embargo, en el cristianismo no se basa sólo de eso, sino que va mucho más allá.

El perdón como principal en todo, es la base de la salvación y de una vida libre de pecados. Sí, debemos practicarlo con las personas, pero no es sólo esto, ya que también se debe vivir en obediencia para recibirlo de parte de Dios.

Nosotros como seres humanos somos pecadores y todo comenzó con la caída de Adán y Eva, cuando por su propia concupiscencia escucharon la voz del enemigo en vez de la de Dios. Desde ese entonces la vida se ha llevado a través del pecado, desagradando este hecho por completo a Dios.

Lo maravilloso está en que, con la llegada de su hijo, Jesucristo nos salvó de la muerte y nos dio la vida eterna. Puede que suene sencillo, pero no lo fue, ya que Jesús, el único hijo de Dios, vino a la tierra por amor a nosotros para padecer un largo tiempo, sufrir por desorden del ser humano y morir crucificado, siendo Él un símbolo del último cordero en sacrificio. Recuerda que, por muchos siglos, el sacrificio de un cordero era la manera base de que Dios perdonara nuestros pecados.

Des esto se trata el perdón para Dios, de que asumamos lo que hacemos mal y nos arrepintamos, teniendo en cuenta que arrepentimiento no es igual a remordimiento. Arrepentirse es cambiar de dirección, en otras palabras, alear el pecado y seguir la palabra de Dios.

¿Qué hacer para recibir perdón de Dios?

En realidad, con la llegada de la gracia, todos los que creemos y nos arrepentimos fuimos constituidos salvos; sin embargo, arrepentirse, y recibir el perdón de Dios lleva consigo ciertas pautas.

el perdón

Ser obedientes

Practicar la obediencia es un acto que te presenta ante el padre, puro. Él nos ama, es tiempo de que nosotros lo amemos a él, y el amor no es un sentimiento, sino una acción. Ten en cuenta que la mejor manera de adorar y agradar a Dios, es por medio de la obediencia, así que no esperes mucho para ponerla en práctica. Además, recuerda que si no le obedeces, ¿por qué tendría Dios que perdonarte?

Practica el perdón con el prójimo

No creas que Dios te va a perdonar si tú no perdonas a los demás. Sé que puede ser complicado, y que ¿cómo se perdona a alguien que me ha hecho tanto daño o que de manera drástica cambió mi vida? Lo comprendo, es muy difícil; pero recuerda que Dios te perdonó a ti todos tus pecados, todas tus fallas, todas tus ofensas. Además, Dios no sólo te perdona a ti y a mí, Él perdona a todos sus hijos que se arrepienten.

Sé justo y perdona. El perdón nos libera de esa presión que causa estrés, depresión, ansiedad, y mucha falta de paz. Aleja el rencor de tu vida, ese que afecta cada área y dificulta cada paso que das.

No tengas distinción de personas

Si perdonas a uno, perdonas a todos. Puede que alguien te haya hecho más daño que otras personas, pero si perdonas solo al que tú quieres, realmente no haces nada, pues tu esfuerzo no se da correctamente, es vano.

Perdona a todos los que te han ofendido, así como Dios también ha perdonado tus ofensas.

Ora

Así de simple, tienes que orar. La oración es un acto de fe, un acto de amor e interés. No pretendas que otros pidan perdón por ti, o que oren por ti para que perdones. Sí, los demás pueden ayudarte, pero todo depende de ti.

La oración te hará ver el perdón con más suavidad, te hará sentirte libre. Llora si quieres llorar, grita si es necesario, pero jamás dejes pasar este mandato de Dios. El perdón trae consigo la vida eterna.

Beneficios del perdón

Nunca dudes en que el perdón trae beneficios. La vida del cristiano puede tornarse complicada algunas veces, pero cuando superamos pruebas, vienen las bendiciones. Por más que te cueste perdonar a otros, ten en cuenta que Dios siempre está contigo, decidido a ayudarte en cada situación.

Trae paz

Cuando perdonamos a otro, alejamos todo ese rencor que nos consume, y mejoramos nuestra manera de vivir, de pensar y de actuar.

Recibimos la gracia de Dios

Cuando Jesús llegó a la tierra, trajo su gran gracia, la cual nos fue dada por fe. Al arrepentirnos y pedir perdón a Dios, la gracia actúa y nos da la ventaja de tener la vida eterna.

Te ayuda a reconciliarte

Por más que puede costarte, muchas veces cuando perdonamos, las amistades, lazos familiares o románticos, empiezan a volver a ser lo que eran antes o incluso mejores. Este beneficio va para ti, que perdonas a tus deudores, y para aquellos que te perdonan a ti tus ofensas.

No dejes de ser positivo, cuando algo nos demanda esfuerzo es porque es bueno, y el perdón viene de parte de Dios; y todo aquello que viene de parte de Dios, es agradable y perfecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *