SALMO 46:1-7

Salmo 46:1-7

Dios es mi amparo y fortaleza, 
mi ayuda siempre pronta en las tribulaciones.

Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida,
y se traspasen los montes al corazón del mar;

Aunque bramen y se turben sus aguas,
y tiemblen los montes a causa de su braveza.

Del río sus corrientes, alegran la ciudad de Dios,
El santuario de las moradas del Altísimo.

Dios está en medio de ella; no será conmovida. 
Dios la ayudará al clarear la mañana.

Bramaron las naciones, titubearon los reinos;
Dio Él su voz, se derritió la tierra.

Jehová de los ejércitos, está con nosotros;
Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *