EL REINO DE MELQUISEDEC - Frases de la Biblia

Latest

sábado, 1 de junio de 2019

EL REINO DE MELQUISEDEC




Melquisedec: etimología del nombre



El vocablo Malki-zedeq, en hebreo estándar; Malki-sedeq, en hebreo tiberino; o Melquisedec, tal como le conocemos actualmente en Occidente, significa literalmente rey de paz y rey de justicia. Este significado coincide perfectamente con el del nombre Salem, que como hemos visto en el apartado anterior, significa ciudad de paz.

Melquisedec: su reinado

De acuerdo a la narración bíblica contenida en Génesis 14:18 y en Hebreos 7:1-3 entre otras, nos describen a Melquisedec como rey de Salem. Cuando leemos estos textos creemos ver una persona física entronizada en la ciudad de Salem o Jerusalem, con sus atributos reales.

Sin embargo, si analizamos los textos anteriores de este mismo estudio, observaremos que Melquisedec es el rey de paz y rey de justicia, el cual reina en la ciudad de paz. A pesar de la coincidencia entre ambas definiciones, nada nos confirma que Melquisedec haya sido una persona física, sino que puede tratarse de una mención alegórica a su función de paz en un reino de paz, pero de forma más divina que humana.

Si a todo ello le agregamos que Melquisedec no tuvo genealogía, ni por ascendencia ni descendencia y, lo más importante, él no tuvo nacimiento ni muerte, veremos con mayor claridad que Melquisedec nunca pudo tener un reinado terrenal tal como lo conocemos en este mundo. Y Pablo de Tarso nos confirma este punto al decirnos que Melquisedec no tuvo padre, ni madre, ni genealogía, sin comienzo de días, ni fin de vida (Hebreos 7:3).

La Iglesia Católica considera a Melquisedec como figura de Cristo. En el canon de la Misa se le menciona cuando el celebrante pide al Padre que acepte las ofrendas “como aceptaste...la oblación santa e inmaculada de tu sumo sacerdote Melquisedec”. La festividad de San Melquisedec se celebra el 26 de agosto.

En conclusión, Melquisedec pudo haber sido una pre-encarnación de Jesús, o bien el arcángel Miguel, e incluso un alto enviado de Dios con una misión especifica. Para Dios nada es imposible. Lo que no podemos negar es su función y misión celestial, ni tampoco su divinidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario