Dios nos protege del mal - Frases de la Biblia

Latest

domingo, 17 de noviembre de 2019

Dios nos protege del mal


Dios nos protege siempre

En este mundo estamos propensos constantemente a peligros, adversidades, catástrofes y muchas más cosas que nos pueden ocurrir, sin embargo, Dios nos brinda promesas de protección para librarnos en todo momento.

Dios siempre nos protege del mal

En el Salmo que se mencionará más adelante podemos denotar una poderosa promesa:

Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; más a tí no llegará. No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada. (Salmo 91:7,10)

Si analizamos el mundo desde el punto de vista natural, es inevitable no sentir temor, puesto que va de catástrofe en catástrofe.

Diariamente escuchamos acerca de guerras, de las constantes amenazas de las armas biológicas y nucleares, los grandes terremotos, inundaciones, los derrames de petróleo, la cantidad de enfermedades y sin olvidar a la delincuencia que tiene atemorizada las ciudades.

Con todas estas cosas Dios le promete a quienes confían y permanecen en Él, protección y refugio.

La importancia de estar bajo la cobertura de Dios

Muchas personas dirán “esta promesa es de hace muchísimos años atrás, y en esos tiempos las cosas no estaban tan peligrosas como lo están hoy día”

Tal vez tengan en parte razón, no obstante, esa promesa se encuentra al día; lo podemos ver de la siguiente forma, cuando escribieron el Salmo 91 en el mundo no se había inventado armas que pudieran destruir a 20 mil personas al mismo tiempo, en esta generación eso es posible, por lo que cuando Dios manifestó en este capítulo “No te sobrevendrá mal” también nos incluye. Esta es una poderosa promesa la cual necesitamos tomarla y confiar, Dios quiere ser nuestro defensor y protector.

Por tal motivo, así las circunstancias se presenten ante nuestros ojos de una manera espantosa debemos confiar en Dios, porque su fidelidad es grande, siempre está dispuesto cuando más lo necesitamos, para liberarnos bien sea, de una catástrofe, desastre o adversidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario