Venciendo lo imposible - Frases de la Biblia

Latest

domingo, 19 de enero de 2020

Venciendo lo imposible

romanos 8 28


Lo que más aturde al ser humano son las preocupaciones, y mucho más cuando no les consiguen soluciones. No obstante, allí es donde actúa Dios. Porque para Él nada es imposible.

En Cristo somos más que vencedores

En el evangelio de San Juan podemos leer el siguiente versículo, el cual expresa que:

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.  En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros” (Juan 14:1-2)

La biblia viene siendo un tesoro por diversos motivos, y uno de los principales es que es muy práctica; tanto sus preceptos como sus relatos se aplican en la actualidad, tal como en los tiempos de Nuestro Señor Jesús.

En algún momento hemos experimentado desesperación, porque no hemos encontrado solución a nuestro problema, si eso ocurre tenemos que recordar que las situaciones difíciles vienen siendo oportunidades que Dios nos  presenta para dejarnos lecciones de mucho valor, que de otra manera no podemos aprender.

Dios sabe siempre como ayudarnos en la solución de nuestro problemas; aunque Él puede optar por exigirnos la cooperación de hacer cosas que no nos parezca lógicas, las veces que damos un paso obedeciéndole el Señor hará grandes cosas por medio de nosotros y en nosotros.  

¿Cómo ir venciendo lo imposible?

La majestuosidad de Dios es mucho más grande que los recursos materiales, la biblia relata en Juan capítulo 5 que Jesús preguntó; “¿De dónde traemos pan para que coman éstos?”

Felipe se dio cuenta que sí mismo era insuficiente, aunque Jesús siempre sabía lo que iba a hacer, le estaba mostrando a sus discípulos el poder para implementar la solución del inconveniente proviene de Dios no de las soluciones ni de los recursos humanos.

Dios exigirá a menudo nuestra participación, aunque si denotamos en el relato, Jesús pudo crear comida con solo pronunciar palabras, sin embargo, tomó la decisión de usar a personas para así lograr su objetivo, Andrés se encargó de buscar comida, alguien le dio un almuerzo pequeño, se lo llevó a Jesús quién lo multiplicó.

Mientras los discípulos organizaron a la gran multitud y distribuyeron la comida que Jesús les proporcionó; cada paso que se daba se necesitaba confianza y obediencia, en especial porque el método que utilizó Jesús no era razonable.




No hay comentarios:

Publicar un comentario